Nuevas tecnologías y su impacto en la contabilidad y auditoría

[23/08/2021] Parte I

En esta entrega trataremos el tema de nuevas tecnologías, especialmente blockchain; quizás muchos de nosotros hayamos escuchado el término, pero quizás no todos entendamos cómo funciona y cómo repercute el mismo en nuestro trabajo.

Comencemos por el principio, blockchain o bloque de cadenas se remite a una tecnología novedosa (aunque ya tiene algunos años) asociado también a criptomonedas o tokens digitales.

La red de blockchain es una base de datos en las que se puede leer y escribir registros, pero sin alterar los ya existentes, esta información se incluye en bloques. 

Se comienza con una transacción, la que se emite a una red de nodos (una computadora conectada a la red), la red valida esta transacción, dicha transacción se une a otras ya existentes como bloques de datos y este nuevo bloque se relaciona con la cadena de bloques ya existentes en una forma inalterable y transparente mediante algoritmos matemáticos avanzados. 

Cada bloque del blockchain almacena una cantidad de registros o transacciones válidas e información relacionada a ese bloque, la información de su ubicación se realiza a través de su vinculación con el bloque anterior, a través de lo que se denomina el  hash de cada bloque que es como una huela digital de ese bloque por lo cual su ubicación es única. En la medida que se van creando nuevas transacciones las mismas son verificadas y validadas por los nodos de la red y se van enviando a un nuevo bloque que se añade a la cadena. Cada bloque tiene por tanto una ubicación única e inalterable dentro de la cadena ya que cada bloque contiene información del hash del bloque anterior, dicha cadena completa se guarda en cada nodo de la red que conforma el blockchain, cada participante de la red accede a dicha información.

Por lo anterior concluimos que esta tecnología es más segura que todo lo visto hasta ahora porque cada nodo contiene la misma información, si se hackea un nodo la información no se pierde porque basta con exista un solo nodo en toda la red para que la información esté disponible. La información no está guardada en un servidor central sino que está repartida en todos los que participan de la cadena de información.

Adicionalmente en cada nodo se utilizan certificados y firmas digitales para validar y verificar la información, lo que permite autenticar dicha información. 

En próxima entrega exploraremos un poco mas algunos otros aspectos de estas tecnología y su impacto en la contabilidad y auditoría.